Los problemas de las Agencias, obligan a los intervinientes a proveer peritajes e investigaciones

Si nada pruebas, nada obtienes. El modelo de la sana crítica tiene como presupuesto el conocimiento científicamente afianzado.

En el caso de que el cliente tenga alguna patología psiquiátrica, debes obtener un peritaje médico y otro psicológico, por otro lado, si quieres demostrar que la víctima no se suicidó, habrá que interpretar adecuadamente la autopsia y otros exámenes. Si has sido víctima de estafa, necesitarás que alguien explique los informes contables o tus cuentas corrientes. En el caso de que necesites el testimonio de personas, ellos deberían ser interrogados por la policía.

El Servicio Médico Legal hasta la fecha no tiene capacidad para hacer peritajes de manera rápida, pasan meses para que un profesional de la salud examine a la víctima o al imputado, informe sobre pruebas y ni pensar en meta peritajes.

En la policía, ni siquiera los controles internos son suficientes para que la orden de investigar sea destrabada de meses en los cuales no se hace nada, porque el agente tiene mucho que hacer, según dice.

Es verdad que todo sistema penal, crea mercado para especialidades forenses y de investigación que son requeridas de manera particular. Como nunca son necesarias para que las investigaciones avancen.

Estoy de acuerdo que el sistema dialéctico siempre va a requerir profesionales para la defensa, que revisen, informen o contradigan lo que hacen las agencias estatales. Cuestión distinta ocurre cuando esos profesionales, para la víctima, suplen las deficiencias temporales y materiales de aquellas agencias.

Los problemas del subsidio pericial e investigativo

Cuando la víctima debe acudir a sus propios peritos para probar los hechos denunciados, se producen varios efectos perniciosos para el sistema:

  • Se reconoce implícitamente que el Estado no cumple con el deber de mantener operativas a las agencias estatales destinadas a servir de apoyo a las investigaciones.
  • Por otra parte, se pone de cargo de la víctima en forma casi exclusiva, la función de probar los hechos, contratando sus propios peritos, con el dispendio económico correspondiente.
  • Si las pericias se hacen en el extranjero, no todas las víctimas tienen la situación económica o los contactos para acceder a tales recursos.

En consecuencia a todo lo anterior, redunda en la insatisfacción de los usuarios, que perciben al sistema de investigación como lento e ineficiente.

Algunas proposiciones de cambio

Mientras las cosas permanezcan, demasiadas investigaciones serán objeto de demoras, errores y en casos más graves, decisiones erradas del Tribunal. Algunas propuestas de cambio son las siguientes

  • Un solo sistema nacional, que agrupe a todos los peritos de todas las instituciones, evitando duplicidades de recursos y estandarizando procesos de acuerdo al conocimiento científicamente afianzado.
  • Un laboratorio por región, con la finalidad de evitar el centralismo y la demora en las comunicaciones, especialmente los traslados de los periciados. Tales centros deberían contar con la mejor tecnología existente en los países desarrollados.
  • Mejores remuneraciones para quienes se enrolen en el sistema nacional, para hacer atractiva la contratación, especialmente en aquellas especialidades que compiten con otras, como en el ámbito médico, por ejemplo.

Por años, este es otro problema sensible en el sistema de investigación penal. Necesitamos fortalecer la excelencia, en la recopilación y análisis de la información, con criterios objetivos y científicos que otorguen certezas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Site Footer

Contact Us