La migración ilegal trae delitos asociados

La noticia en la Radio Bio Bio, dice que por 600 dólares,una «Agencia de Viajes» Colombiana ofrece el  servicio de trasladar a Chile a los migrantes venezolanos.

Ofrecen en suma, el ingreso ilegal a un Estado extranjero por 800 dólares. Contaban con una muy bien montada red en varios países, e itinerario establecido de antemano. Por cierto, si hace click en el sitio web que estaba activo, hoy aparece que la cuenta ha expirado.

El fenómeno de la migración desde Estados fallidos, ha provocado un lucrativo negocio ilegal de personas, que animadas por tener mejores condiciones de vida, se aventuran hacia otros países con mejor estándar de vida. Los centroamericanos que viajan a Estados Unidos y deben atravesar México y luego el desierto, a menudo son víctimas de variados delitos contra  la indemidad sexual, contra la propiedad eincluso la muerte.

Pero la migración ilegal, también trae problemas asociados, como los que actualmente ocurren en Colchane, los vecinos se han quejado de que los recién llegados usurpan viviendas y saquean bienes.

El claroscuro de las necesidades humanas

En el fenómeno de la migración, existe una general indiferencia de los Organismos Internacionales, que no habla bien de las funciones propias. Es posible intervenir en Haiti, pero no en estados fallidos que provocan la migración como producto de la incapacidad de otorgar seguridad y bienestar a sus nacionales.

Los recientes huracanes en centroamérica y la inestabilidad política en el contexto general de pobreza, han sido los principales alicientes para la migración. En Estados Unidos se produce el fenómeno desde hace años y las políticas de Trump, intentaron poner término sin éxito al paso  de personas desde  México. Hoy la administración Biden es la esperanza para quienes esperan ser acogidos en el país del norte.

Nuestro país tiene extensas fronteras muy difíciles de custodiar. Aún tenemos migración por tierra pero no me extrañaría que pronto nos enfrentemos al fenómeno ilegal desde el mar.  Estados Unidos, en la zona de California, se ve expuesto al comercio ilegal  de personas que intentan arribar a sus costas por esa vía.

Empresas ilegales muy bien montadas, ofrecen el servicio hasta por 10.000 dólares, en pateras y botes a motor, que son perseguidos por la Guardia Costera. Los portadores pueden ser castigados con penas que van hasta los 10 años de prisión. Y los ilegales, caen en un limbo legal de prolongada prisionización, que termina con la condena y la deportación a la frontera.

Medidas que sí y que no ayudan al control

Recién esta semana, las FFAA podrán cooperar en el control de migrantes ilegales, pero sin duda nos falta mucho para ejercer el adecuado control del fenómeno. Además, si Estados Unidos, la mayor potencia del mundo, no ha sido capaz de controlar el tráfico, ¿qué mas queda para paises como el nuestro, que recién se enfrentan a la migración ilegal a gran escala?

Las alternativas no van sólo por endurecer las penas, involucrar a las FFAA o llevar a la justicia a los migrantes. Se requiere cooperación internacional para desbaratar las bandas de traficantes de personas. Tengo mis dudas que eso funcione actualmente. Por otra parte, el Estado venezolano no demuestra interés alguno en recibir nuevamente a los nacionales.

Partamos por entender que detrás de las necesidades humanas, siempre lucra el crimen organizado.

Abogado, Magister en Derecho Penal, Profesor de Derecho Penal, Procedimiento Penal y Litigación Oral.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Site Footer

Contact Us