El Padrino y la muerte de Michael Corleone

Lea, no hago spoilers.

La triología del El Padrino,a pesar de los años, continúa siendo  una de las obras de cine más ovacionadas y permanentes.

Con la revisión de la tercera parte, ya disponible en la plataforma de Apple TV, una vez más los fanáticos -yo incluido- se han volcado a ver los giros de una historia que nunca deja de conmovernos e interesarnos.

La glamorosa familia italiana, llena de códigos, frases para el bronce y personajes memorables, es al fin y al cabo la historia de inmigrantes dedicados al crimen organizado.

¿Porqué El Padrino causa aquel efecto atractivo, que lo hace objeto de estudio, análisis e incluso revisiones?

En las discusiones sobre la bondad o maldad de los actos, sus defensores inevitablemente recuerdan que Don Corleone se negó a entrar en el negocio de las drogas y eso lo puso en una superioridad moral que lo hace distinto al crimen organizado actual.

Además, don Corleone es un tipo alejado de los autos tuneados, el blinblin, el regueton (como se escriba), las armas adaptadas, las poleras y las zapatillas de marca. La estética es de un hombre bien vestido, elegante, que a pesar de sus actividades ilícitas y decisiones sobre la vida y la muerte, no pierde el glamour.

Cuando muere don Corleone, no hay disparos al aire ni fuegos artificiales.

Sus decisiones son meditadas, al margen de la impulsividad o la irracionalidad transitoria. En el mundo de don Corleone, la fuerza bruta se paga muy cara, como ocurre con su hijo Sonny, quien es ametrallado en una de las escenas más crudas del cine moderno.

La nueva versión como restauración y corrección

Francis Ford Coppola, sorprendió al mundo en pandemia con la nueva versión de la tercera parte, que en sus palabras da una «conclusión más adecuada a la trilogía».

Restaurada fotograma a fotograma, en 4K mejoró notablemente la versión anterior, que fue nominada a siete premios oscar. En la original, fue la necesidad económica del autor, más que el genuino deseo de contar el final de Michael Corleone. No estuvo exenta de variadas críticas, comenzando por la actuación de Sofía Coppola como la hija consentida de Michael.

Sólo diré que efectivamente cambia el argumento en cuestiones trascendentes. También hay variaciones en las pistas de música. Es una restauración que vale la pena y por sobre todas las cosas, conserva la estética, los diálogos cuidados y las formidables actuaciones que la hacen un clásico entre los cinéfilos.

(Imagen:Paramount)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Site Footer

Contact Us