La protección de la infancia

La protección de la infancia, es un imperativo en todos los Estados. En 1990, nuestro país ratificó la Convención de los Derechos del Niño, incorporando a la legislación interna un conjunto de garantías que han tenido un importante desarrollo.  Las Naciones Unidas la habían aprobado en 1989, recién un año antes. Y es una tendencia general en todos los países.

Se sorprenderían cómo ha permeado la Convención, en las distintas áreas del Derecho. El interés superior del niño, por ejemplo, se aplica cada vez que se debe resolver algún problema jurídico en el cual existen niños, niñas o adolescentes involucrados. Se les abrevia NNA.

Se aplica también en pensiones de alimentos, la custodia de los hijos, temas de adopción o en materia penal cuando se discuten medidas cautelares para infractores de ley, siempre el faro es el interés superior del niño.

Pero los Estados no se quedan sólo en la incorporación de Derechos en sus órdenes internos. Para proteger a los NNA en el ámbito internacional, apenas terminada la guerra, en 1946, se creó la Unicef, Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

En España, existe el Defensor del Pueblo,  que protege también a  los NNA. Los NNA inmigrantes en Italia, son protegidos por una ley especial. Estados Unidos ha creado un sistema de bienestar, denominado Child Welfare.  Las iniciativas se han multiplicado.

La protección de la infancia en nuestro país

En el ámbito legal existe un gran desarrollo normativo. El problema siempre han sido las instituciones a cargo de la protección. El Servicio Nacional de Menores, al cual llamamos coloquialmente el SENAME, ha estado bajo críticas por años. 

Arrastra tras de sí, historias de abusos, de abandonos, de presuntas irregularidades, todo lo cual ha puesto un paréntesis en la efectividad del sistema de protección. Todo un problema de políticas públicas, controles ineficientes, omisiones, que nos debería sonrojar como país. El tema es doloroso, porque se trata de NNA vulnerables.

Es curioso, pero nuestra Constitución no posee normas protectoras de los NNA. Cuando dice que la ley protege a vida del que está por nacer, se refiere al fruto de la concepción, pero no consagra, por ejemplo el interés superior del niño de manera expresa.

Pensando en la Constitución

En mi opinión, la Constitución debería proteger de toda discriminación al NNA nacido entro o fuera del matrimonio,  establecer el derecho deber de los padres y madres en la protección, el reconocimiento explícito del NNA como sujeto de derechos.

A partir de lo anterior, también debería reconocérseles la prohibición del trabajo y toda forma de explotación, el derecho al desarrollo personal integral, la protección contra toda forma de violencia, el derecho a ser escuchados, el de filiación, en fin se ve que hay mucho por hacer. La lista es larga.

Y todo lo anterior, debiera tener como proyección y contrapeso, la protección de la infancia a través de instituciones jurídicas. El recurso de protección es la herramienta natural, pero se extraña también la creación de instituciones de acceso a la justicia, rápidas, técnicas y eficientes, como el ombudsman.

Las peores arbitrariedades siempre irán sobre los más débiles.  Esperemos que el proceso constituyente aborde estas cuestiones.

Abogado, Magister en Derecho Penal, Profesor de Derecho Penal, Procedimiento Penal y Litigación Oral.

1 comments On La protección de la infancia

  • Muy buen comentario. Efectivamente, la protección de la infancia es uno de los valores que debiese estar en una nueva constitución, ya que apunta directamente a la proteccion de DDHH.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Site Footer

Contact Us