El futuro de la educación

La pandemia llevó la educación de los campus y los colegios a las casas.  La tendencia se mantendrá en el futuro, creando un modelo híbrido en el cual algunos contenidos, especialmente los de naturaleza práctica se impartirán en el aula y otros de carácter intelectual y formativo, seguirán impartiéndose en plataformas digitales.

Pero la nueva realidad nos plantea algunos desafíos.

  • No todos los alumnos tienen acceso a internet ni medios tecnológicos para seguir las clases virtuales. Un estudio de Hootsuite nos dice que existen 14.8 millones de personas conectadas en Chile, el INE señala que en los últimos cinco años, las conexiones a Internet aumentaron en más de 670.000,  aunque es muy diferente tener acceso a través de fibra óptica, adsl o a través del smartphone.
  • Existe una brecha digital que nos divide entre alfabetos y analfabetos. Es un problema serio a la hora de resolver, especialmente en relación a docentes que no tienen las habilidades para utilizar las herramientas. El usuario se divide en distinto segmentos,desde los focalizados a los hiperconectados.  Debemos admitir también que existe un numeroso grupo de desconectados que no han tenido acceso a la red, como en Biobio y Ñuble,  de los porcentajes más altos del país.
  • El costo de la infraestructura para la educación digital de calidad, puede ser alto en inversión y mantenimiento. Pensemos como mínimo en una sala, con tecnología de cámaras que sigan al profesor en su exposición, pizarra digital que se proyecte en las pantallas de los alumnos, grabación y almacenamiento de clases, un Departamento de Informática que entienda el tema.

La educación puede y debe ser global. No es la típica clase de zoom con más de la mitad de las pantallas a oscuras y alumnos dormitando bajo las sábanas.

Vean en el siguiente video, Harvard HBX Live…Hermoso!

Necesitamos un Estado que piense en estos desafíos, gastando el dinero público en el fomento y la implementación de tecnologías para la educación y la conectividad, disminuyendo las brechas digitales, preparando al país para el presente del futuro que ya está aquí.

Considerando cómo se malgasta tiempo y dinero en tonteras, es perfectamente posible crecer en educación. Bien,  de acuerdo, pongamos en la nueva Constitución los derechos digitales, pero yo creo que estos  temas son de políticas públicas. ¿Qué espera la clase política para hacer su trabajo?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Site Footer

Contact Us