Eliminar el fuero

Alguna vez, el Rey les cortaba  la cabeza a los legisladores que discrepaban. En el siglo XIV a medida que el parlamento inglés iba arrebatando poderes a la Corona, se hacía necesario instaurar el privilegio para ejercer las funciones sin la amenaza de la cárcel.

En nuestro país, la Constitución dice que los parlamentarios son inviolables por las opiniones y votos que emitan en sesiones de sala o de comisión, pero al mismo tiempo no pueden ser privado de libertad o procesados sin que previamente una Corte de Apelaciones permita formar la causa.

El curioso privilegio, permite que si un parlamentario, por ejemplo va conduciendo en estado de ebriedad o golpea a su pareja o se roba unas botellas de vino en el supermercado, antes que el sistema penal pueda hacer nada en su contra, debe pedir el desafuero. Efectivamente no todos somos iguales ante la ley. 

Por cierto, en distintos momentos han existido voces que proponen eliminar el fuero parlamentario. Algunas del propio Poder Judicial,otras de la clase política, incluso se han presentado algunos proyectos.Y parece muy razonable que así sea.

Es evidente que la próxima Convención Constituyente se va a tener que hacer cargo de esta cuestión. No parece lógico la subsistencia de instituciones anacrónicas, que han perdido su razón original. Ante un delito común, el parlamentario no debe estar en posición favorable y ventajosa, simplemente porque en la actualidad, el Rey no le corta la cabeza a los parlamentarios disidentes.

Además, si se trata de eliminar privilegios, promoviendo la igualdad ante la ley, ponganos a todos los ciudadanos en igualdad de condiciones ante el sistema penal.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Site Footer

Contact Us